Añadir nuevo comentario

“QUEREMOS SER UN PUNTO DE ENCUENTRO DE REFERENCIA PARA LOS PRODUCTORES”

Amaia Odriozola, responsable de Karabeleko, es una firme defensora de la agroecología. Al frente de esta asociación, promovida por Agifes, Kimu Bat y Blasenea, trabaja para impulsar un modelo de agricultura ecológica que se basa en la persona y persigue la soberanía alimentaria y el desarrollo sostenible.

¿CÓMO DEFINIRÍAS KARABELEKO?

Es una finca experimental basada en la horticultura ecológica. Nuestro objetivo es promover los valores de la agroecología; es decir, impulsar un modelo agrícola no industrializado, trabajar a favor de la soberanía alimentaria y sensibilizar en torno a la agricultura ecológica. El factor humano es fundamental en nuestro proyecto, por lo que damos mucha importancia a la rehabilitación psicosocial de las personas con enfermedad mental.

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA KARABELEKO RESPECTO A OTRAS FINCAS?

No existe ninguna otra finca experimental en agricultura ecológica al menos en toda la vertiente cantábrica. Por ello, queremos ser un punto de encuentro de referencia abierto a todos los productores, con el fin de favorecer el trabajo conjunto y ofrecerles asesoría. Estamos trabajando para reforzar un modelo de agricultura ecológica adaptado a nuestro territorio, para proteger nuestra biodiversidad, recuperar variedades nativas y estudiar el comportamiento de variedades extranjeras que nos permitan enriquecer nuestras huertas.

¿EN QUÉ CONSISTE EL TRABAJO EXPERIMENTAL?

Estamos analizando el crecimiento de hortalizas autóctonas y foráneas, tanto en invernadero como en exterior. Actualmente, por ejemplo, tenemos plantadas 35 tipos de cebollas y 60 de tomates, tanto variedades tradicionales en Euskal Herria como otras traídas de América. Hemos incorporado en nuestras huertas variedades originarias de lugares como los Andes o México, que han sido tradicionalmente cultivadas en esas zonas. 

Además, contamos con unas 20 variedades de lechugas y plantas de hojas comestibles, seis tipos de zanahorias, cuatro de alubias, diversos tipos de calabacines… Cabe destacar las coles asiáticas que hemos analizado durante los últimos meses: Ta Tsoi, Pak Choi, Mizuna y Mibuna. Se han adaptado muy bien a nuestro clima, lo cual nos permite ampliar y enriquecer la oferta hortícola de primavera, dado que en esta época la diversidad de hortalizas cultivadas en las huertas de la vertiente cantábrica es limitada.

¿QUÉ OTROS ESTUDIOS TENÉIS PREVISTOS A CORTO PLAZO?

De cara al invierno, tenemos previstos un par de experimentos, tras valorar con Biolur que pueden ser de interés para los productores. Por un lado, queremos observar hasta cuándo se puede alargar la temporada de cultivo de las espinacas; y por otro, analizaremos diversas hortalizas de la familia de la col, como es el caso del brócoli, para comprobar cómo responden si las plantamos fuera de las épocas habituales. Al constatar que funcionan adecuadamente en otros países del norte de Europa, queremos comprobar si aquí también es posible cultivarlas de manera ecológica y consumirlas durante más meses.

TAMBIÉN ES UNA FINCA TERAPÉUTICA.

En el quehacer diario de Karabeleko es muy importante la rehabilitación psicosocial de las personas con enfermedad mental. Está comprobado que la horticultura tiene beneficios terapéuticos, y aquí lo ponemos en práctica. La relación con los usuarios de Agifes es muy buena y el trabajo conjunto es enriquecedor tanto para ellos como para los profesionales. Generalmente vienen motivados a trabajar y, poco a poco, en función de su ritmo y capacidades, van asumiendo responsabilidades en la gestión de la finca. Se trata de una actividad idónea para sensibilizar sobre las capacidades de estas personas; ya que, por un lado, ellas mismas se dan cuenta de que pueden hacerlo y, por otro, podemos demostrar a la sociedad que las personas con enfermedad mental pueden ser laboralmente competentes. 

¿QUÉ RETOS TIENE LA ASOCIACIÓN?

Tenemos infinidad de ideas que queremos ir materializando poco a poco. En principio, nos proponemos impulsar el trabajo experimental haciendo hincapié en la organización y planificación. Por otro lado, nos gustaría consolidar el grupo de consumo, para poder dar una salida adecuada a toda la producción. Asimismo, iremos ampliando la oferta de productos de nuestra tienda. También estamos configurando un programa de actividades formativas dirigido a agricultores y productores ecológicos.

DESTACAS QUE ES UNA FINCA ABIERTA AL PÚBLICO.

Esa es nuestra vocación, ya que queremos convertirnos en un lugar de encuentro en torno a la agricultura ecológica, y estar cerca tanto de los productores como del público en general. Consideramos que es necesario trabajar juntos para promover la soberanía alimentaria, el desarrollo sostenible y la alimentación saludable. En ese sentido, invitamos a todas las personas interesadas en este proyecto a acercarse a nuestra finca, en Hernani, para conocer nuestras instalaciones y el trabajo que realizamos.